“Desarrollar una pedagogía del bien común es la clave para transformar el mundo en un lugar más sostenible. Y eso estamos haciendo.”

ENTREVISTA CON MARIO REBOLLAR, TÉNICO DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA GLOBAL DEL PROYECTO “TRANSFORMANDO NUESTRO MUNDO”

 

proyecto transformando nuestro mundo

 

El proyecto «Transformando nuestro mundo; cambiemos las reglas del juego con la Economía del Bien Común», que la Fundación Novessendes ha puesto en marcha este año en el Instituto de secundaria de Betxí, tiene un objetivo ambicioso: sentar las bases para una Pedagogía del Bien Común. Es decir, desarrollar una metodología didáctica, entretenida, efectiva… para involucrar a quienes el día de mañana llevarán las riendas de empresas, organizaciones y, quién sabe, gobiernos, los valores que propone el modelo de la Economía del Bien Común de Christian Felber. Los valores en los que se basa el modelo son: Dignidad Humana, Solidaridad, Sostenibilidad Ecológica, Justicia Social, y Participación Democrática y Transparencia.

La fase piloto del proyecto, financiado por la Generalitat Valenciana, arrancó este año con un ciclo de 12 sesiones dinamizadas por Mario Rebollar y Miguel Ribera de la AVEBC, en los tres cursos de 4º de la ESO, en los que el alumnado experimentó y debatió sobre temas como la empatía, la solidaridad, la sostenibilidad… Y propusieron ideas para fomentar estos aspectos en su entorno más cercano, una de las premisas de la EBC. De todo esto, al final de curso sacarán proyectos estructurados y pensados para desarrollar en sus comunidades. Pero esta es la primera fase del proyecto, que el año que viene, tras afinar y perfeccionar la metodología practicada en este curso, abarcará a 9 institutos de la Comunidad Valenciana.

Uno de los encargados de llevar al aula esta propuesta fue Mario Rebollar, psicólogo y técnico de Educación para la Ciudadanía Global de la Fundación Novessendes. Con él conversamos sobre cómo fue la experiencia en el IES Betxí, y sobre lo que vendrá en la próxima fase del proyecto.

 

Proyecto Economía del Bien Común en IES Betxí

¿Cómo respondió el alumnado a esta propuesta educativa diferente a lo que viene acostumbrado?

La acogieron con los brazos abiertos. Al principio, como es normal, se mostraron tímidos y poco participativos, pero con el programa preparado para desarrollar en el aula a través de una metodología participativa logramos crear un espacio de dialogo compartido. Allí entrenamos las habilidades para empatizar, comunicar y aprendieron a desarrollar herramientas colaborativas para conseguir los objetivos de cada dinámica.

Es decir, que pasaron de una actitud pasiva a una más activa…

Así es. El alumnado está acostumbrado a ser un sujeto pasivo dentro del aula. Y a través de esta metodología hemos visto cómo han desarrollado y mejorado los mecanismos de participación activa: los grupos generaban las ideas sobre las que deseaban trabajar a partir de los temas que se explican previamente.

¿Qué te ha sorprendido del feedback, propuestas, y comportamientos del alumnado a lo largo de las sesiones?

Como he dicho anteriormente, al principio se mostraban poco participativos, y sus pensamientos y su ámbito de actuación eran muy generalistas. Con el trabajo programado hemos ido dando forma a esto de manera que ese pensamiento global continuaba estando, pero su ámbito de actuación se volvió más local. Y al final sí que han logrado crear proyectos muy buenos para solucionar los problemas o las inquietudes que le preocupan a nivel local. Todo el grupo ha ido involucrándose en este proceso, de forma que al final del programa todos participaban y quieren mostrar sus proyectos ante el resto de la clase.

¿Qué crees que han sacado más en claro de estas sesiones?

Pienso que, a grandes rasgos, lo que más claro se llevan de estas sesiones es que existe otra forma de ver el mundo, no tan consumista e individualista como la actual. Una forma de ver el mundo como nuestro hogar común en el que todos somos responsables de cuidarlo, empezando por nuestro entorno más cercano. Y que tenemos el poder de transformarlo en un lugar más sostenible. Han comprobado que, en lugar de competir para lograr un objetivo de manera individual, si se coordinan para cooperar y trabajar en grupo (a través de la empatía, la comunicación, la asertividad, la implicación…) tendrán más poder para lograr sus objetivos.

 

LA EDUCACIÓN TRANSFORMADORA

¿Por qué es importante una pedagogía del bien común?

Si queremos tener un presente y un futuro más sostenible (social, ambiental y económicamente) para todas las personas, la clave está en confiar en la educación como herramienta para enfrentarnos a una verdadera transformación social, económica y medioambiental hacia la sostenibilidad de nuestro entorno.

proyecto EBC en IES BEtxí¿Y cómo logramos esta forma de enseñar y aprender?

Para que esto ocurra hemos de crear nuevos entornos de aprendizaje que nos ayuden a romper con la apatía social. Entornos que nos motiven, impliquen y responsabilicen a la comunidad educativa. Esta es la clave presente y futura para conseguir este objetivo: una propuesta pedagógica social participativa y multidisciplinar, que incorpore aspectos básicos sobre educación emocional, educación en valores, aprendizaje cooperativo, pedagogía de la participación social y aprendizaje-servicio. Desarrollar una pedagogía del bien común, que es lo que estamos haciendo, es la clave para transformar el mundo, y se basa en los principios y valores de la Economía del Bien Común, que están alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los Derechos Humanos.

¿Cómo sigue esta propuesta educativa?

Una vez acabada la fase de intervención piloto en el IES Betxí, nos centramos en evaluar las sesiones entre el profesorado implicado, los talleristas, el técnico del proyecto, la pedagoga y la Universitat Jaume I, para mejorar la guía pedagógica que se ha utilizado como herramienta de trabajo durante este curso. Paralelamente, una vez el alumnado ya posee los conocimientos sobre el bien común y tiene desarrolladas las herramientas necesarias para aplicarlos, continuaremos trabajando a través de las tutorías para que desarrollen un proyecto de aprendizaje-servicio en lo que queda de curso, y después lo expongan en su localidad. El proyecto que mayor apoyo reciba por parte de la comunidad se concretará y será grabado en vídeo por un equipo de comunicación profesional.

Luego de esto, en septiembre comenzará la segunda fase en 9 centros educativos de la comunidad valenciana. Allí se desarrollará el programa definitivo y, como actividades transversales, se realizará una liga de debate intercentros, un concurso de videos EBC y un concurso titulado “Mi empresa EBC”, en el cual el alumnado deberá desarrollar la idea de un proyecto de aprendizaje servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *